miércoles, agosto 04, 2010

Ahora sí podríamos tener un alcalde que quiera a Lima

Tengo muchas esperanzas de que la alcaldía de Lima esté ahora en poder de una persona que ame la ciudad. En estas próximas elecciones votaré probablemente por Lourdes Flores, una limeña que creo quiere mucho a su ciudad y pondría todo su ahinco por mejorarla. De alguna manera creo que seguiría el ejemplo que nos dejó el gran Alberto Andrade, cuando saboteado por el régimen del mal de aquellas épocas, siguió en su lucha para despejar las calles de los mercaderes del caos y recuperar el Centro Histórico. Recuerdo sus épicos "¡Síganme carajo!" cuando luchaba por llevar adelante la ciudad que tanto quería.

Tengo esperanzas de que la gestión oscura del actual alcalde oscuro quede en la historia y vengan tiempos mejores. Esto, a pesar de que hay mucha gente que cree que mejorar una ciudad es hacer pistas, veredas y escaleras al precio que sea, aún cuando se destruya parte del patrimonio invaluable de Lima. Para sostener esto sólo basta ver cómo se destruyó sin asco un sitio como el Óvalo Balta. Siguiendo con Barranco es inaudito ver cómo se atenta contra el orden de una apacible zona por el afán propagandístico de mostrar un sistema de buses que no tendría por qué terminar en Chorrillos puesto que el sentido común más primitivo dice que la ruta número uno debería ir desde Carabayllo hasta Villa el Salvador. Por supuesto que ningún argumento le serviría al gris Castañeda para modificar sus caprichos destructivos.

Por si fuera poco, los escándalos como el de Comunicore le ponen una alerta roja a su gestión por falta de transparencia. Muy fácil es construir miles de metros cuadrados de pistas cuando mucho es financiado de forma poco sana. ¿Quedaremos hipotecados por años por esas construcciones omnipresentes? Tras varios años de gestión de este tipo tenemos una ciudad más caótica, más lenta en el transporte, más peligrosa con la delincuencia. Pero el alcalde-tercermundista este cree que podemos compararnos con ciudades del primer mundo tan sólo por tener un sistema de buses bonitos.

Ojalá que esta vez la gente que vive en esta ciudad elija a alguien que valga la pena. Para comenzar, como dije, creo que necesitamos a alguien que se identifique con su ciudad. Esta vez es una oportunidad brillante para Lourdes Flores. Es una persona de las nuestras: quiere a Lima.

2 comentarios:

Doctor G. dijo...

oye Julito,

soy peruano como vos (jejeje), pero saca esa bandera huachafa del encabezado y regresa a la foto de la avenida Salaverry pe...

jca dijo...

:)