miércoles, enero 30, 2008

Tres idiotas tres


De un libro extraigo esta frase "Donde oigas cantar, siéntate tranquilamente, los malvados no tienen canciones". No sé porqué pero vinieron a mi mente tres idiotas, por contraposición. Los tres idiotas parecen creer que el objetivo de la vida es la acumulación de capital. Estos idiotas parece que ni siquiera han escuchado el eslogan de Mastercard: "Hay cosas que el dinero no puede comprar, para todo lo demás existe Mastercard".
El primer idiota propone ofrecer una base militar a los norteamericanos en el país, así nomás muy suelto de huesos, dizque son idioteces eso de la soberanía nacional y cosas semejantes. Este idiota suspira siempre por lo norteamericano y le importa un pepino lo que le pase a la pobre gente de la puna. El muy idiota dice que sería mejor que todo ese territorio se deshabite y se vayan a vivir a ciudades más bajas. Este idiota también propone estupideces como esta: mudar a universidades como San Marcos y la Agraria a terrenos cercanos a Ancón para que se puedan vender sus terrenos actuales y así obtener mucho dinero. Es obvio que a este idiota no le importaría que un estudiante que viva en La Tablada de Lurín se demore dos horas en llegar hasta Ancón.
El segundo idiota vive dándole vivas a la empresa privada y sugiriendo en lo posible regresar al cholo barato, esto es "flexibilizando el mercado laboral", o sea, quitándole gratificaciones, parte de las vacaciones, la CTS, quizá también las utilidades. Por si fuera poco este gran idiota quiere rejabar el impuesto a la renta para las empresas. Asimismo entra en shock cuando se habla de sobreganancias de las mineras. Es un vulgar defensor de las grandes empresas. Este idiota debería ser llevado a vivir en Cerro de Pasco por unos seis meses con cien soles mensuales y un poco de coca. Después hablamos.
El tercer idiota cree que la economía es acumular reservas aunque Pisco y Chincha sigan en escombros. Este idiota no quiere gastar en equipos para la policía porque cree que es un desperdicio. Este idiota debe regirse por un manual editado en esos MBAs norteamericanos que hablan de McDonalds, Google y Toyota, pero no conocen Gamarra o las zapaterías de Trujillo.
Yo me imagino que a estos seres insulsos no les gusta la música en el sentido real. Quizá vayan a algunos conciertos para dar una imagen "pecuniaria", quizá oigan alguna canción de U2 porque suena "global". Pero dudo que estos seres vulgares puedan apreciar a Lisandro Meza o a Carlos Vives, menos aún a Serrat o Sabina: estos idiotas pensarán que los sesgos izquierdistas, idealistas, filosóficos o cuestionadores son la maldición de su dorado mundo capitalista. Estos pobres idiotas la verdad (¡de verdad, no son palabras!) me producen profunda pena porque son seres sin alma, seres vacíos que vendieron sus existencias a la filosofía del dólar.

1 comentario:

Cristania Andoandorello dijo...

Bueno entonces entro en la categoria del Idiota Nº 1. La base norteamericana en Peru es una buena idea que no debe rechazarse de plano, proveeria de ventajas a la zona donde se ubique y ayudaria a la lucha contra el narcotrafico.

El problema viene en la ley a la que se sujetarian los marines que cometan faltas o delitos en la zona. Pero ese es solo un problema no debe nublar la vista frente a las ventajas que traeria.

Respecto a la venta del terreno de San Marcos o del Alfonso Ugarte no explicas porque estas en contra. A mi me da lo mismo que se vayan a Ancon que a Cieneguilla, lo que importa es que no pueden estar quejandose de falta de presupuesto mientras estan sentados en un terreno que vale muchisimo dinero con el que podrian implementarse laboratorios decentes y renovar la biblioteca.

No todo el que no opina como tu es idiota, es parte del juego democratico.